ENTRA PARA FIRMAR POR LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES. NO CUESTA NADA FIRMAR.
·Comenta para poder criticar todas estas atrocidades.

El objetivo de este blog no es solamente luchar contra la violencia que sufren los animales, también luchar contra la Violencia de Género, y contra cualquier tipo de atrocidad producida por el ser humano.

DIFUNDE
DIFUNDE DIFUNDE

-
Esta web se visualiza mejor si se utiliza FIREFOX.

RevolverShow Podcast


Programa de radio realizado por los amigos de RevolverShow. Recomiendo que lo escuchéis, contiene muy buena música.

Radio Entre a mi Mente

Escuchen también el programa de nuestro amigo Psicodelia Pura, podeis acceder desde este enlace: http://radioentreamimente.blogspot.com/

miércoles, 2 de julio de 2008

Experimentación de nuevos medicamentos

Cuando los experimentos pueden entrar en la categoría de "médicos", nos inclinamos a pensar que cualquier tipo de sufrimiento que impliquen debe ser justificable, porque la investigación está contribuyendo al alivio del sufrimiento. Pero es menos probable que las pruebas de medicinas terapéuticas estén motivadas por el deseo del bien máximo para todos que por el deseo de un beneficio máximo para algunos (las empresas farmacéuticas, de aparatología, de cría de animales, etc...).

La amplia etiqueta de "investigación médica" puede usarse también para encubrir un tipo de investigación que está motivada por la curiosidad intelectual general. Se podría aceptar esta curiosidad como parte de una búsqueda básica de conocimiento cuando no implica sufrimiento alguno, pero no debe tolerarse si causa dolor. También es frecuente que este tipo de experimentación se haya venido realizando durante décadas y al cabo del tiempo se descubra que gran parte de la misma no ha tenido ninguna utilidad. El argumento de que la experimentación animal fue fundamental para conseguir algunos de los grandes descubrimientos de la ciencia ha sido rechazado por algunos oponentes de la experimentación animal.

Así, en el campo de la medicina hay series de experimentos cuyos títulos nos cuentan su propia historia: "Aceleración", "Agresión", "Asfixia", "Quemaduras", "Centrifugación", "Compresión",...

..."Ceguera"(se les cosen los párpados),...


..."Hacinamiento", "Aplastamiento","Descompresión", "Test de drogas", "Congelación", "Calentamiento", "Hemorragias",...

..."Inmovilización"...

..."Aislamiento,", "Depredación", "Privación de proteínas", "Castigo", "Radiación", "Hambre", "Shock", "Tensión", "Sed",...

..."Apaleamiento de las patas traseras” (para ver cómo reaccionan ante el estress), ...

...“Lesiones provocadas en la columna vertebral” y “Lesiones múltiples”.


Además, cientos de experimentos se realizan anualmente en los que los animales son forzados a convertirse en drogadictos, (lo que cuesta millones de euros procedentes de nuestros impuestos).

Éstos y otros muchos experimentos similares han causado un dolor agudo y prolongado a muchos animales, primero para probar una teoría, después para negarla y finalmente para apoyar versiones modificadas de la teoría original.

Los demás animales son considerados como meros instrumentos.


Considerando que incluso si se lograsen algunos descubrimientos valiosos usando a los demás animales, no podemos decir cuánto éxito habría tenido la investigación médica si hubiera sido obligada, desde el principio, a desarrollar métodos alternativos de investigación. Algunos descubrimientos probablemente se hubieran retrasado o quizás nunca hubieran tenido lugar; pero tampoco se hubieran seguido pistas falsas y es posible que la medicina se hubiera desarrollado en una dirección muy diferente y más eficaz, enfatizando una vida sana en lugar de la curación. De hecho, incluso cuando las pruebas se realizan para un producto médico, lo más probable es que no vayan a contribuir a mejorar nuestra salud, ya que muchos fármacos se ha introducido para paliar enfermedades que son comunes, y que surgen sobretodo en la sociedad occidental de la abundancia. La innovación apunta principalmente al beneficio económico más que a una necesidad terapéutica. Al final de algunos experimentos que ocasionan mucho sufrimiento se ofrece una conclusión de sentido común más elemental, y ya confirmado con observaciones en humanos que han sufrido esas situaciones en condiciones naturales.

El defensor de los experimentos con animales no niega que sufran, y no puede negarlo porque necesita poner de relieve las semejanzas entre los humanos y otros animales para sostener que esos experimentos pueden ser relevantes para propósitos humanos. El investigador que fuerza a unas ratas a escoger entre morirse de hambre o el electrochoque para ver si desarrollan úlceras ( y sí las desarrollan), lo hace porque sabe que la rata tiene un sistema nervioso muy parecido al del ser humano, y supone que siente un electrochoque de manera similar. Los realizadores de los experimentos, apoyados por las compañías comerciales que obtienen un beneficio proporcionando los animales de laboratorio y el equipo, han sido capaces de convencer a los legisladores y al público de que la oposición proviene de fanáticos ignorantes que consideran mas importantes los intereses de los animales que de los seres humanos. Generalmente se le plantea la cuestión de la experimentación con animales en forma de disyuntiva radical: ¿los animales o las personas?, ¿qué es más importante la salud humana o un puñado de ratones de laboratorio?, una falsa disyuntiva. La experimentación con animales no es ciencia propiamente dicha. Los organismos de cada especie animal presentan diferencias fundamentales con respecto a las otras especies. Las reacciones de las diferentes especies animales a una determinada sustancia difieren enormemente entre si: lo que puede ser completamente inocuo para una especie es mortal de necesidad para otra. De la experimentación con animales sólo se derivan aproximaciones, nunca certidumbres ni exactitud. Los toxicólogos saben desde hace ya mucho tiempo que extrapolar de una especie a otra es una empresa muy arriesgada.

Hay una serie de drogas que han causado un daño inesperado a los humanos:

  • La más conocida es la talidomida, que había sido probada exhaustivamente en animales antes de que se autorizase su uso para el ser humano. Se calcula que hasta 20.000 niños nacieron con horribles deformaciones a causa de la talidomida, otros nacieron muertos. Sólo surgieron deformidades cuando se probó en un tipo especial de conejo.
  • El Opren pasó todas las pruebas habituales con animales antes de que se autorizase y se comercializase como una droga maravillosa para el tratamiento de la artritis. Fue retirado del mercado en Inglaterra después de más de 61 muertes y más de 3500 informes de reacciones adversas.
  • El Practocol para enfermedades del corazón, causó ceguera
  • El antitusivo Zipeprol, produjo ataques y comas en algunos de quienes lo tomaron.

Además, las pruebas con animales pueden llevarnos a desechar productos valiosos que son peligrosos para los demás animales pero no para los animales humanos:

  • La insulina puede producir deformidades a gazapos y ratones, pero no a los seres humanos
  • Si la penicilina hubiera sido juzgada por su toxicidad para las cobayas, quizá nunca se hubiese aplicado a los humanos.

2 comentarios:

Open Mind dijo...

Hace muchos días pensé lo siguiente: el problema del ser humano es tener una concepción de sí mismo como un individuo independiente de la naturaleza. El error es ver a la tierra como algo ajeno a nosotros, cuando vivimos gracias a lo que estamos destruyendo.

Jose Mysteria dijo...

Tienes toda la razón!!! ese el gran falo de la "evolucion" del ser humano!!