ENTRA PARA FIRMAR POR LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES. NO CUESTA NADA FIRMAR.
·Comenta para poder criticar todas estas atrocidades.

El objetivo de este blog no es solamente luchar contra la violencia que sufren los animales, también luchar contra la Violencia de Género, y contra cualquier tipo de atrocidad producida por el ser humano.

DIFUNDE
DIFUNDE DIFUNDE

-
Esta web se visualiza mejor si se utiliza FIREFOX.

RevolverShow Podcast


Programa de radio realizado por los amigos de RevolverShow. Recomiendo que lo escuchéis, contiene muy buena música.

Radio Entre a mi Mente

Escuchen también el programa de nuestro amigo Psicodelia Pura, podeis acceder desde este enlace: http://radioentreamimente.blogspot.com/

viernes, 20 de junio de 2008

Ética, dietética y religión

La anatomía comparada ha demostrado que el hombre no es carnívoro, sino frugívoro, en su estructura natural, y la experiencia ha demostrado que la alimentación a base de carne es totalmente innecesaria para sustentar una vida saludable.
Henry S. Salt

Si la ética es fruto de la inteligencia y la sensibilidad, y la compasión es el impulso que nos hace humanos, el derecho a la vida, la salud y la libertad no pueden ser conceptos arbitrarios que priven a otros de los valores que defendemos, ni consentir la explotación injusta e innecesaria de los seres vivos impuesta con una escala de valores basada en la fuerza de la complicidad de los demás. Sin embargo, las exigencias de una economía global que prima y fomenta la desigualdad asignando un valor monetario a la naturaleza sin limitaciones, nos acerca peligrosamente a los límites sostenibles del planeta, amenazado por un consumismo irresponsable basado en satisfacer las falsas necesidades de una sociedad que todo lo devora.

La historia de la humanidad refleja claramente que los errores éticos y dietéticos, consecuencia de la visión antropocéntrica histórica y contemporánea, fueron y son la fuente principal de las miserias humanas que han acompañado el falso progreso que limita nuestra propia evolución, manteniendo un desequilibrio vital, que nos separa de la naturaleza y de los demás, mediante divisiones egoístas y arbitrarias de orden religioso, económico y social que estigmatizan, condicionan y modifican el desarrollo natural de nuestra propia entidad, privándonos de la salud y apartándonos de nuestra propia naturaleza y de las verdaderas metas y enseñanzas de los grandes profetas y maestros: Buda, Confucio, Lao Tse, Jesús de Nazaret, Mahoma o Sócrates, cuya influencia en la humanidad y en nuestras creencias religiosas y espirituales es aún determinante, a pesar de haber convertido a Dios en un comodín que sirve tanto para justificar la barbarie como la generosidad.

Santo Tomás de Aquino, intérprete del cristianismo en la época medieval, creía que los cerdos (principalmente porque ocasionaban conflictos deambulando de un lado a otro buscando comida entre la basura), los burros, caballos, cabras, delfines, gallos, gatos, lobos y ovejas entre otros, estaban poseídos por los malos espíritus y carecían de alma. Siendo juzgados físicamente en toda Europa y en las colonias americanas durante 12 siglos por haber causado y cometido supuestos daños y delitos, sufriendo mutilaciones y quemaduras, además de la degradación pública y la tortura, y de ser enterrados vivos y estrangulados con el beneplácito de la Summa Teológica de Aquino, que proclamaba que los animales podían ser legítimamente maldecidos como satélites de Satán por estar poseídos por las fuerzas del infierno. Santo Tomás pensaba que pertenecíamos a Dios por haber sido creados por él, y era por lo tanto un pecado contra Dios matar a un ser humano, de igual modo que matar un esclavo era un pecado contra su amo. Mientras que no existía ninguna restricción a la matanza de animales, a menos que pertenecieran a otro. Según Génesis I, 29 y IX, 1-3, Dios creó al hombre y nos confió el dominio sobre los pájaros, los peces y los animales, una declaración incontrastable que sacraliza la explotación de los animales y atenta flagrantemente contra sus legítimos derechos e intereses.

No hay comentarios: